La Inteligencia Artificial se han metido en todo. Para bien o para mal, la Inteligencia Artificial determina las noticias que vemos, las películas que vemos, los productos que compramos y el modo en que conducimos hasta la casa. De hecho, podría parecer que la Inteligencia Artificial está en todas partes.

A medida que la Inteligencia Artificial se hacen más habituales en nuestra vida cotidiana, las empresas reconocer cada vez más las posibilidades que ofrecen estas tecnologías.

Durante años, las noticias han discutido los pros y los contras de la Inteligencia Artificial. Poco a poco, las empresas de casi todos los sectores están viendo cómo estas tecnologías pueden hacer más eficientes sus operaciones, eliminar costes de sus procesos e incluso descubrir nuevas oportunidades.

aprende fácilmente inteligencia artificial - newsletter

Pero a las empresas que aún no han explotado la Inteligencia Artificial puede preocuparles que lleguen demasiado tarde y tengan que ponerse al día. O puede que vean el potencial, pero no tengan ni idea de por dónde empezar.

No temas, no has llegado tarde a esto, ni te has quedado atrás. Aunque la Inteligencia Artificial se ha convertido en algo omnipresente en nuestras vidas individuales, todavía no está extendida en las organizaciones de productos. Solo unas pocas empresas selectas la han adoptado como una parte ordinaria de la actividad empresarial y la creación de productos, pero ese conjunto está creciendo más rápido de lo que podrías pensar.

Un informe publicado por IBM subraya la velocidad del cambio. En una encuesta realizada a 4.500 empresas de todo el mundo, el 34% afirma haber adoptado la Inteligencia Artificial, en el caso de las grandes empresas con más de 1.000 empleados, es el 45%, mientras que otro 39% se encuentra en fases exploratorias.

¿Por dónde empezar?

Una vez que las empresas entienden que todavía tienen la oportunidad de implementar Inteligencia Artificial en sus procesos, y ven cómo puede beneficial a su negocio, la siguiente pregunta lógica es dónde comenzar.

He aquí tres recomendaciones.

  • Concentrarse en los datos que se tiene. Los datos son el alma de la Inteligencia Artificial. Los datos fiables que ya se capturan a escala pueden ayudar a definir la gama de problemas que se pueden atacar.
  • Elije problemas con buenas posibilidades de éxito. Cuando se empieza a implementar la Inteligencia Artificial, es importante conseguir algunas victorias. Evita ser demasiado ambicioso y trata de resolver los problemas más grandes y costosos de tu organización. Esa es una fórmula para gastar dinero con poco o ningún retorno. En su lugar, concéntrate primero en los problemas con soluciones factibles que pueden tener un impacto empresarial inmediato. Esto sentará las bases para atacar problemas mayores en el futuro.
  • No pases por alto las herramientas antiguas. A veces, las herramientas más antiguas siguen siendo ideales para los problemas actuales, pero los Científicos de Datos más recientes pueden no conocerlas porque se han formado con las últimas técnicas. Por lo tanto, asegúrate de traer personas con profundidad y experiencia que puedan evaluar tu problema y recomendar las técnicas adecuadas.

El futuro de la Inteligencia Artificial

El campo académico de la Inteligencia Artificial avanza rápidamente, pero estamos empezando a llegar al límite de las grandes ideas. Lo más emocionante de los próximos años puede que no sea lo que se publique, sino lo que tenga un mayor impacto empresarial. En cinco años, esperamos que la Inteligencia Artificial sean parte integral de casi todas las empresas grandes y serias.

A medida que las empresas demanden mejores soluciones, las herramientas de Inteligencia Artificial serán mejores, más eficientes y menos costosas.

También más sencillas. La Inteligencia Artificial ha crecido en entornos académicos en los que los modelos se han superpuesto unos a otros, creando soluciones complejas para conseguir beneficios relativamente pequeños. En los próximos años, es posible que veamos cómo se elimina parte de esa complejidad.

Lo que importa mucho más, y todavía está muy en juego, es cómo poner en práctica estas nuevas y potentes herramientas de la mejor manera posible. Los dos últimos años han demostrado que incluso las grandes empresas tecnológicas todavía están resolviendo esto. En todo caso, la primera generación de productos de Inteligencia Artificial nos ha mostrado tanto lo que no debemos hacer como lo que debemos hacer.

La Inteligencia Artificial no ha llegado a la mayoría de edad, sino que ha alcanzado una incómoda adolescencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.